Que el método de compra ha cambiado no es algo nuevo. Que los consumidores tienen otras técnicas a la hora de buscar información ante una decisión de compra, tampoco. Según un estudio que recientemente ha presentado la consultora GfK (una de las mayores compañías de investigación de mercados del mundo) realizado a través de 25.000 encuestas a usuarios de dispositivos móviles de 23 países, el 40% de los consumidores lo utiliza para comparar precios antes de comprar.

Tal y como se explicaba en el post anterior, los consumidores han pasado de “obedecer” las directrices de las marcas y los vendedores a la hora de comprar, para dar prioridad a otras fuentes, como son los amigos y familia, los bloggers e influencers, etc. Y uno de los factores que ha ayudado a ello han sido los smartphones y sus apps. El interesado puede consultar más información sobre los productos que ve en la tienda con solo deslizar su dedo por la pantalla (técnica que define el showrooming), también puede comentar, preguntar, pedir opinión y rebatirla “en directo” e incluso fotografiarlos para posteriores análisis en casa antes de decidirse finalmente.

Pero no solo eso. Las diversas apps que se están desarrollando en los últimos tiempos, también van enfocadas a estos hábitos de consumo. Es bastante frecuente encontrar diversos comparadores de precios que te indican dónde se encuentra a menor precio el producto por el que estás interesado. Por ejemplo OnYouGo (recomendada), con la que escaneas el código de barras en la tienda y te facilita la información antes citada, entre más de mil tiendas (ya sean físicas u online) y categorías (alimentación, electrónica, hogar…), pudiendo también añadir precios que ya conoces para que otros los encuentren.

¿Y quiénes son los principales usuarios de este tipo de servicios?

Por supuesto, en un porcentaje casi del 50%, los jóvenes (de entre 20 y 29 años) son los que suelen consultar los precios de diferentes marcas con sus dispositivos móviles antes de realizar una compra; seguidos del intervalo de los adolescentes 15-19 años y los adultos de 30-39, quienes lo consultan en un 35%.

Todo apunta a que estos datos se incrementarán, pues el m-commerce tiene previsto crecer hasta un 48% en España este 2015, según un informe de PayPal elaborado por la consultora Ipsos, casi tres veces más que el e-commerce. Pero este porcentaje podría crecer más si no fuera por detractores como la preocupación general por la seguridad en el pago (28%), el tamaño reducido de la pantalla (26%) o la dificultad de manejar las apps (28% de los compradores por móvil).

El informe también da datos sobre qué les gustaría hacer a los usuarios en el futuro con su smartphone. El 17% de los encuestados afirmó que estaría interesado en pagar con su dispositivo en caja (véase pago NFC), el 14% querría comprar y pagar en la tienda a través de una app y el 13% estaría interesado en poder realizar un pedido por adelantado a través de una app o navegador. 
 
Las posibilidades son cada vez superiores, dando lugar a diferentes comportamientos por parte de los usuarios ante las próximas compras, que veremos en próximas publicaciones. ¿Qué será lo siguiente que podremos hacer con nuestro móvil? Y a ti, ¿qué función te falta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.