Si hay algo que caracteriza a la primavera (además de alergias y flechazos), es que inaugura la temporada de eventos sociales. Las famosas BBC’s (Bodas, Bautizos y Comuniones), son las ocasiones perfectas para incentivar el shopping, una actividad bastante impulsada últimamente gracias al e-commerce.

La recuperación económica parece estar llegando a todos los ámbitos de la economía, pues desde el pasado mes de septiembre, las ventas del sector minorista de moda, textil hogar y complementos han permitido un resultado anual de 2,2% puntos, el primer año en positivo desde 2006.

Como indica el Barómetro de ACOTEX, sumando los incrementos registrados gracias a las rebajas, en el mes de marzo también se incrementaron las ventas de moda un 5,3%. Además, el INE que ha publicado los datos del Índice de Comercio al por Menor (ICM) de febrero, indicando que las ventas del sector retail moda han experimentado un crecimiento del 2,6% respecto al mismo mes de 2014.

Si nos centramos en el comercio electrónico (e-shopping en este caso), en España creció un 22% en el segundo trimestre de 2014 (alcanzando los 3.893 millones de euros), siendo el número de compras un 24,1% mayor con 56,6 millones de transacciones realizadas en el segundo trimestre del año pasado. De estos datos, el sector que más ingresos aporta es el turístico, con un 16,3%, dejando un 4,6% a la moda.

 

¿y como se realizan esas compras? 

Pues si cada vez compramos más desde casa con nuestro ordenador, el m-commerce le está ganando terreno a una velocidad de vértigo. Hoy en día, en nuestro país, el 45% de las compras online son a través de dispositivos móviles, un 54% a través de smartphone y un 46% vía tablet.
Si nos centramos en el ámbito femenino, según estima Vente-Privee, en España son seis de cada diez las mujeres que compran gracias a su smartphone, especialmente ropa y complementos (tanto para ellas, como para su familia). Ha pasado de ser una actividad especial para realizar con amigas, a algo cotidiano en el que la compañía brilla por su ausencia.
El perfil que más lo utiliza son las que rondan 30 años, de clase media-alta, residen en grandes ciudades y siguen las tendencias. Entre sus actividades de ocio se encuentra la de ir a las tiendas físicas a conocer el producto y después comprarlo por Internet (donde suelen ofrecerse bastantes descuentos), o viceversa, empaparse los sites de las diferentes firmas e ir a las tiendas con el tiempo justo de comprar lo que ya tenían pensado. Eso sí, frecuentemente acaban sumando algún artículo más a la compra.
Sin embargo, el 80% de nosotras nos decantamos directamente por descargarnos la app (que suelen ir mejor que las propias páginas web), echar un vistazo, añadir lo que nos guste al carro y finalizar la transacción. Todo en un tiempo medio de 4 minutos y desde cualquier sitio… ¡Estamos demasiado ocupadas para perder más tiempo mirando ropa!
Los miedos que incluían al principio todo el ámbito del comercio electrónico van desapareciendo poco a poco. El método de pago es cada vez más fiable, las tallas solemos conocerlas (suelen ofrecer listado de tallas y medidas) y la facilidad de que puedes devolver el producto si no te convence en un plazo de entre 15 y 30 días; son factores que promueven el crecimiento.
Yo ya he pecado este mes. Pero bueno, para algo en lo que estamos a la cabeza de Europa… habrá que potenciarlo, ¿no?

Image and video hosting by TinyPic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *